Vendimia con nosotros

La vendimia… con nosotros

Ya ha llegado septiembre y con él un mes para sumergirnos de lleno en la vendimia, que es para nosotros el momento más importante del año. Es el momento donde todo empieza: el trabajo duro, y todas las perspectivas del mundo para conseguir la mejor añada. Estos son los días en los que la bodega está en plena actividad: las viñas llenas de gente, camiones yendo y viniendo, múltiples manos seleccionando las mejores uvas, pero sobretodo es algo que queríamos compartir, porque solo los que trabajamos en el mundo del vino, sabemos qué es la vendimia y lo que realmente significa: el trabajo en el campo, el contacto con la naturaleza y la materia prima, y los secretos para una elaboración del vino y el cava que merece la pena ser conocida. 

Fue por eso que el pasado 17 de agosto organizamos una actividad en la que compartir esto con toda la familia. Nuestros invitados, mayores y niños lo pasaron en grande en “Vendimia con nosotros”. Os lo contamos.

Todo empezó a las 10 de la mañana. Daniel Expósito, nuestro director técnico y enólogo, comenzó explicando a nuestros invitados en qué iba a consistir la jornada: cómo sería la vendimia y todas las labores que se realizan alrededor de la misma, en definitiva en qué consiste algo más complejo de lo que parece.

Y comenzamos. Los viñedos que están delante de la Casa del Conde fueron los elegidos, cepas de Pinot Noir en su punto perfecto de maduración, se vendimiaron los primeros. Fermín, Daniel y Raquel iban explicando paso a paso en qué consistía la técnica de cortar los racimos con el máximo cuidado y seguridad, y así tijeras en mano, niños y mayores recogimos unos cuantos kilos de uva, hasta que llegó la hora del almuerzo.

Los mayores con vinos como Bobal en Calma, un tinto 100% de bobal, un rosado joven como Añacal y un blanco como Recuerdame. Los cavas tampoco podían faltar: Expression y Authentique se unieron al merecido descanso. ¿Y los niños? Pues con su mosto de vino, Bobalín, riquísimo, pero todos con comida típica de la zona.

Mientras almorzábamos una visita de excepción nos sorprendió: la televisión autonómica valenciana, Apunt TV quiso saber un poco más de la actividad que estábamos disfrutando, entrevistando a nuestros invitados y a nuestro director técnico, que también dió algunos datos sobre el comienzo la “vendimia oficial”.

Tras el descanso, la vuelta al trabajo. Esta vez, fuimos a la mesa de selección, donde Daniel nos explicó con todo lujo de detalles cómo se selecciona la uva manualmente, retirando los granos de uva que no serán aptos para la fermentación. Y de ahí… a la cuba: fue entonces cuando llegó el momento más emocionante de toda la mañana: el pisado de uvas a la manera tradicional.

La verdad es que pensábamos que solo los niños se atreverían a pisar las uvas, un trabajo manual que dejó de hacerse hace más de 50 años al menos, y que ahora nos resultaba cuanto menos… curioso. Al final, el atrevimiento y el sentido lúdico de los niños, nos animó a todos a meternos dentro de la cuba y pisar las uvas hasta hacerlas mosto. Fue un momento extraño al principio, pero al final resultó de lo más emocionante… sobretodo para Daniel y Raquel, enológos y profesionales del vino con años de experiencia que nunca habían pisado las uvas. Un trabajo antiguo pero clave en todo el proceso, por eso lo vivieron de una manera muy especial.

Este pequeño viaje prosiguió. Mientras un grupo más pequeño iba embotellando (y degustando) el mosto que habíamos obtenido momentos antes, que se iban a llevar a casa un mosto de pinot que fermentaría en un vino, más o menos exquisito pero que iba a ser suyo, otro grupo siguió la visita guiada por la bodega ya dejando de lado el trabajo de la vendimia para dedicarse solamente a escuchar y aprender cómo reposan las botellas y porqué.

Y llegó el final de la visita, con The End, por supuesto, poniendo el dulce broche de oro a una mañana inolvidable.

Disfrutar de un trabajo duro, querer aprenderlo y conocer los secretos de la uva es algo que queríamos transmitir a nuestros visitantes, pero no pensábamos que nos iba (y les iba) a divertir y emocionar tanto. El año que viene, repetimos. De eso no cabe ninguna duda.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario