Con este titular empieza un artículo publicado en el periódico Mercados del Vino y de la Distribución, que hace referencia a la cantidad de vino que puede consumir una persona sin llegar al límite legal.

El miedo a la pérdida de puntos en el carnet de conducir ha provocado en los conductores una reducción en el consumo de vino que, según un estudio del Consejo Regulador de la DO La Mancha, no tiene demasiado fundamento.

Los responsables del Consejo Regulador han realizado una prueba que demuestra la falsedad generalizada en la creencia de que tomar una copa de vino puede acercarse al límite permitido para la conducción.

El estudio se llevo a cabo con un hombre y una mujer. Bebiendo hasta tres copas de vino y 25 minutos después de la última ingesta, en ambos casos no se llegó a alcanzar la cantidad límite de alcohol permitido. De esta manera, han demostrado que tres copas de vino pueden ser compatibles con el alcolímetro.

El Consejo Regulador de la DO La Mancha viene a corroborar que el vino, tomado con la debida moderación y sentido común, alcanzaría unos niveles de alcohol por litro de aire espirado mucho más bajo del que se suele afirmar en determinadas campañas divulgativas.

Deja una respuesta