Raíces de Carácter

“Arte de elaborar y transmitir historias con carácter y raíces en vinos y cavas de edición limitada”

“La excelencia, es el arte que se alcanza a través del entendimiento y el hábito”

“La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas”

Elaboradores artesanales de vino y cava, orgullosos de la excelencia, elegancia y equilibro de nuestros productos, saber hacer y la personalidad de nuestro “terroir”, defendemos las uvas originales de la zona y la excelencia sostenible en la creación de vinos y cavas con nombre y apellidos, en producciones limitadas solo a lo mejor de cada añada y parcela, para los amantes de la perfección en estado puro, sin artificios.

Somos una bodega familiar y de profundos valores, fiel reflejo de quienes elaboramos vinos y cavas con mimo, pasión y templanza, parcela a parcela, en cantidades limitadas, sin tratamientos agresivos, y respetando al máximo las cualidades naturales de cada fruto, para lograr la excelencia, discreta y “silenciosa”, el auténtico lujo.

Dominio de la Vega, es la suma del carácter único de:

  • Elaboración artesanal
  • Exclusividad, producción limitada, numerada y firmada por Daniel Expósito
  • Terroir privilegiado con viñedos centenarios
  • Uva autóctona única: La Bobal
  • Cavas de larga crianza
  • Degüelles cortos reflejando la fecha en cada botella garantizando la excelencia

Arte de Raíz

Terroir

Nuestro origen, un terroir singular: mimo, clima y suelo que confieren a nuestros vinos y cavas, matices aromáticos y gustativos extraordinarios

La Vega

Macabeo. Frescura y ligereza

Cuando el suelo se torna terracota, bañado por el sol y la humedad del alba nos trasportamos a otra época. Ahora entendemos, a través de los ojos de la historia, que desde el s. VI a. C. es madre romana de vino. Como desde tiempos atrás, la cultura de la vid viaja por las venas de cada planta y baña cada palmo de tierra.

Es en la vega, donde sentimos el terreno arcilloso y donde podemos sentir el alma de siglos de sueños dirigidos al cielo y como las manos de quien lucha, son las mismas ahora en s. XXI que antes.

Suelo fértil, arcillo-limoso, de producción media que da como resultado unas uvas de Macabeo con gran frescura y concentración ligera, perfectas para nuestros base cava. Donde profusas y fértiles cepas, crean muros de sol con sus hojas, como entrelazándose unas a otras cerrando los ojos y dejando que el sol y la brisa de la Vega fluya hasta su fruto.

El Pinarejo

Chardonnay. Gran aroma y equilibrio

Según subimos hacia Las Nogueras, un campo de vides custodiados por unos pinos rebeldes, se abre ante nuestros ojos. En un terreno duro, como la vida de secano, se levantan nuestras vides de chardonnay, hundiendo sus raíces hasta lo más profundo del terreno, solo las más fuertes, las más avezadas, logran beber de la humedad del subsuelo.

Terreno de manantial subterráneo, que se levanta sobre la dureza del canto, de la piedra, encontrándonos con un suelo calizo, con una cubierta de cantos rodados, totalmente distinto, que conlleva una producción menor, lo cual se transforma en la piel de la uva, dotándola de una gran expresión aromática y equilibrio cuerpo-acidez, ideal para la base cava de Chardonnay.

La metáfora de este terreno con la vida en el secano, nos embriaga. Donde solo el tesón, la fuerza y el continuo trabajo, consigue que los frutos sean dignos de nuestra pasión, como solo las vides más fuertes son supervivientes en El Pinarejo.

La Muela

La Bobal. Esencia pura del terroir

Avanzando hacia una ligera loma, escondida entre dos pinares, como no queriendo despertar de las mañanas de niebla y frio, nos encontramos con La Muela. Con un pequeño terreno, donde desde hace décadas las vides observan cómo pasa el viento y los elementos entre sus hojas.

Cada uva, nace de un tronco que se retuerce de experiencia y vive cada segundo produciendo excelencia.

Suelo arcillo-calcáreo, de secano, de fertilidad media, y debida a su elevada edad de viñedo (Más de 45 años) son capaces de interpretar la esencia pura del terroir.  que nos muestra la máxima expresión de La Reina: La Bobal. Caldos con un color intenso, con gran volumen en boca, con paso sedoso, amable, aterciopelado y perfectamente preparados para una larga vida.

Arte de Carácter

Orígenes

Los fundadores de Dominio de la Vega, han querido transmitir la experiencia de 35 años entre viñas y su responsabilidad con la región. Respeto, Emprendimiento y Compromiso, les definen y se reflejan en su lucha por la apertura de la DOP CAVA a toda la comunidad de viticultores de su tierra.

Perteneciente a la D.O.P. Utiel-Requena y ubicada entre viñas, en la Casa-Bodega del Conde de Villamar (S.XVIII), sus trullos y depósitos guardan el silencio y abrigo para elaborar sus caldos.

DV se ha ganado un lugar destacado entre las bodegas de prestigio a base de excelencia e I+D+I. Sus vinos y cavas están elaborados de forma tradicional, persiguiendo la esencia y apostando por la personalidad del terroir, solo con lo mejor de cada añada y parcela, a partir de variedades autóctonas como la uva Bobal cultivada en viña añeja y que adquiere un protagonismo especial en sus vinos, con el objetivo de obtener elaboraciones únicas y limitadas.

Arte de Pasión

Daniel Expósito
Fundador y Director Técnico y Creativo

Firmemente guiado por su compromiso con la verdad del producto, la tierra, el viticultor y los orígenes, así como con el I+D+I y la sostenibilidad. Siente que el vino o cava, debe ser vida, tiempo, risas y miradas cómplices que marcan nuestro recuerdo.

Termina Viticultura y Enología en la Escuela de Viticultura y Enología de Requena con el gran Félix Jiménez. Completándolos con especializaciones y masters, hasta 2009.

Trabaja en diversas bodegas (Alemania, Sant Sadurní, etc) y en 1995 es nombrado Director Técnico-Enólogo en Torre Oria. Funda Pagos de Molino, embotellando el primer Bobal 100% de calidad reconocida internacionalmente (1999).

Realiza labores de consultoría y dirección técnica-creativa en Vinarasa Vinícola (2001 a 2003) hasta que se funda DV, donde sus elaboraciones han adquirido máxima madurez y reconocimiento, como el Platino en Decanter (2017) de Finca La Beata. Es Miembro del Comité Cata DO Cava Villafranca del Penedés (único enólogo-sumiller no catalán).La vida de Daniel es olor a roble y fermento. Es Familia y Orígenes.

Arte de Experiencias

Elaboraciones

Dominio de la Vega, no solo elabora vino y cava, es arte de contar historias, de transmitir sensaciones, es compartir un momento, un presente que vivimos, disfrutamos y sentimos con quienes amamos.

Es materialización de esencia, de conocimiento, a través de respeto y reflexión en el silencio de la bodega, en la oscuridad de la rima, de exaltación de las uvas. Es expresión de qué y cómo queremos vivir, y cómo deseamos compartirlo.

Numerada y firmada por Daniel Expósito, cada botella de cava indica su fecha de degüelle y añada, y desde 2002 todo cava de Dominio de la Vega, es Cava Reserva.

Es compromiso de empresa por la excelencia, por las personas, por qué futuro se lucha, lo que se refleja en cada nuevo cava o vino, sujeto a nuestro propio tamiz de valores, que solo se transforma en poroso, cuando el producto es “verdad”, es Dominio de la Vega.

Premios & Reconocimientos

Los vinos y cavas de Dominio de la Vega son prestigiosamente reconocidos